jueves, febrero 16, 2006

A mi bola por Tom Baker (16-2-2006)

18 comentarios:

dany-mellow dijo...

Estamos en un momento político que cuando sucede cualquier hecho que afecta a Cataluña hay que tratarlo con sumo cuidado para no ofender a los catalanes, incluso cuando se trata de deporte. Se monta una manifestación, de la que se conocía fecha y hora hace un mes y cuando los organizadores se dan cuenta de que el partido del Barcelona se juega a las mismas horas, piden el cambio de horario al club que preside Laporta, que pone en marcha la maquinaria para jugar más tarde. Es increíble todo lo que se permite al Barcelona. Sacar un pancarta al césped anexionando la Comunidad Valenciana y la Islas Baleares a Cataluña, tirar cochinillos al campo, jugar a las doce de la noche... Todo vale, no sea que se nos enfaden en Cataluña...Ya es triste que se haya dado manga ancha a las televisiones para fijar horarios y más sorprendente es que éstas, con Audiovisual Sport a la cabeza, traguen con este cambio del horario. Algo huele mal en todo este asunto.
Excepcional la actitud del Betis, que a pesar de no poder volver a Sevilla el sábado al tener el aeropuerto cerrado al acabar el partido más allá de las doce de la noche no ha puesto pegas. Aunque conociendo a Lopera, ¿no es raro que no haya rajado sobre este asunto?

Vicente S. dijo...

Cierto es que algo huele mal en todo este asunto, que hace tiempo que hemos empezado a mezclar peligrosamente la política y el deporte y que, en los tiempos que corren, cualquier petición que venga de Cataluña va a ser aceptada. Pero en lo que discrepo con Tom Baker es en lo de jugar después del Madrid. Cierto es que quedan muchas jornadas pero, tras las dos últimas derrotas del Barcelona, la guerra psicológica ya ha comenzado. El pasado martes en Real Madrid TV comentaban "estamos a siete puntos, el Barcelona juega contra el Betis el sábado, nosotros jugamos después...¿Y si al Betis se le ocurre hacer una gracia?" Pues eso...
P.D.: Me parece que vuestro blog aporta muchas cosas ¿Os importa que os ponga un link en el mío? Muchas gracias

dany-mellow dijo...

Gracias por tu elogio tristan. Claro que puedes linkarnos, nosotros acabamos de meter el link del tuyo en nuestra página.

Vicente S. dijo...

Gracias, Dani, en cuanto tenga un momento meto en mi pagina vuestro link

Peter Mihm dijo...

No se debería mezclar nunca política con deporte, pero está claro que cada vez se hace más. Me parece muy triste, aunque no me extraña. Los políticos siempre utilizan a su favor las armas que más les pueden ayudar y el deporte, que juega con los sentimientos más profundos de los ciudadanos, es una arma arrojadiza muy afilada. No hay que olvidar asuntos como los de las selecciones de fútbol, el caso del hockey sobre patines... Y está claro que hay un doble rasero en lo que se refiere a ostentación de símbolos. Todo lo que huela a nacionalismo goza de una bula especial precisamente por ese prurito del "que no se molesten". A mí me parece genial que cada uno opine como quiera, que defienda unos valores, que se identifique con la opción que le venga en gana. Lo que no me gusta es que se vaya a un campo de fútbol o a una cancha dde lo que sea a hacer ostentación de ello, que se utilice ese escaparate para manifestarse. Vayamos a los estadios o a los pabellones a disfrutar con el espectáculo, no a opinar o a polemizar.

Lo del cambio de horario en Barcelona es un asunto menor. Está claro que pocos clubes hacen más política que el Barça, en este caso nacionalista. Laporta es el responsable y creo que se equivoca, ya que su equipo es de los que traspasa fronteras.

roberto_sedinho dijo...

Política y deporte nunca han sido buenos compañeros. La politización del Barça desde que Laporta llegó a la presidencia en 2003 es inadmisible. Todos sabemos que la vinculación del club azulgrana con el nacionalismo catalán a lo largo de la historia. Pero nunca se había producido de una forma tan escandalosa como ahora.
En 2004, en el Gamper, saca a relucir la senyera más grande del mundo en un alarde de catalanidad.
Esta temporada, como el 'presi' azulgrana quiere ser más que nadie, pues va y pone un senyera detrás de la camiseta (algo que nadie había hecho en más de 100 años, pues ya aparecía una en el escudo). Sin olvidarme, claro está, del 'cuñado fascista' de Laporta por su vinculación con la Fundación Francisco Franco. Luego las pancartas en el Camp Nou a favor de los países catalanes. Y ahora, claro, logra cambiar el horario del partido para que el 'soci' pueda acudir a la manifestación a favor del Estatut y después al fútbol. Sinceramente, el Barça tiene miles de seguidores repartidos por toda España y no sé que pensarán, pero la entidad azulgrana debería pensar más en ellos y no tanto en la política.

Tom-Baker dijo...

¿Y no será todo esto un paso más de la carrera política de Laporta?
Muchos que conocen Catalunya hablan de que el Presidente del Barcelona tiene un anhelo: Llegar a Presidente de la Generalitat.
¿Estará utilizando el club para eso?

Oliver Aton dijo...

Para mi Laporta es un muñecajo en manos del Gobierno autonómico catalán. El presidente sabe muy bien que obtendrá más beneficios del tripartito si muestra su catalaneidad que si se esconde. Creo, que como casi siempre pasa el la política, es un problema de dinero más que de ideales.

Pablo J. Rivera dijo...

Cualquiera de las dos razones son inadmisibles. El deporte jamás se debe mezclar con política, nunca sale nada positivo de esta unión. Y lo de jugar antes o después que el rival, aun queda demasiado para andar con esto ahora, que quedan 15 partidos.

Javier Trinidad dijo...

Mezclar política y fútbol es un despropósito absoluto. Detesto ese tipo de actitudes, a quienes las alientan y a quien las consienten. Por cierto, me cuentan que Laporta es un topo de CIU en el Barcelona. Por lo visto forma parte de la política de catalanismo que están llevando a cabo los nacionalistas. Pero esa es otra historia que algún día contaré.

Saludos

dany-mellow dijo...

¿Qué pensarán tantos aficionados del Barcelona que viven en España cuando ven la asociación del equipo de sus amores con unas ideas políticas que pueden despreciar todo lo que no destila catalanismo? Si siguen en esta línea dentro, el Barça irá perdiendo aficionados en nuestro país. Pero ¿le importa esto a Laporta? Si lo suyo es la política, el Barcelona es sólo un trampolín hacia la poltrona como hizo Gil con el Atlético.

Patrick Everet dijo...

Si Laporta decide emprender esa carrera política de la que hablais, deberá tener cuidado que no se le vuelva en contra... a lo mejor ahora es muy gracioso pq no tiene peso político pero en cuanto moleste a esos que ahora le apoyan no tardarán mucho en convertirle en enemigo. Lo mejor para el Barcelona es que cuando esto ocurra (si esq ocurre) no esté de Presidente.

En cuanto a la politica nacionalista del Barcelona... como ya habeis dicho algunos, es discriminatoria con los culés que hay por toda España y que no todos son catalanistas... El Barcelona representa bien los valores de los catalanes, pero debe tener claro que representa a muchos aficionados no catalanes. La pancarta de los paises catalanes provocó una crisis entre comunidades en la que NUNCA deberia participar un club de fútbol

Un saludo

Javier Trinidad dijo...

Cómo un simple abogado puede llegar a Presidente de un club como el Barcelona?

Oliver Aton dijo...

A Javier Trinidad:
Respuesta: "haciendo el egipcio".

dany-mellow dijo...

¿Qué hubiera pasado si el Madrid hubiera cambiado el horario de un partido por una manifestación en favor de la unidad de España? Ni me imagino lo que se hubiera escrito y dicho en la prensa catalana.

Tom-Baker dijo...

Gran pregunta Dany. Creo que se hubiera montado la de dios, que se habría criticado al Madrid y que se habría tachado como el equipo facha y centralista que algunos se empeñan en ver en él...
Pero si es el Barcelona ya se sabe.... A callar toca...

jezule dijo...

Personalmente no estoy de acuerdo en que el Barcelona sea un abanderado del catalanismo. En ocasiones es bastante dificil ser cule fuera de Catalunya debido a esta conexion que Laporta se empenya en reforzar. Ser barcelonista no implica ser catalanista ni tener que representar las mismas pretensiones. De eso deben encargarse los politicos, elegidos para estas premisas. Pero los colores no se eligen, se sienten. Si el Barcelona es mas que un club es porque tiene aficionados en no solo en Catalunya, en toda Espanya y fuera de ella. Yo, aunque ahora vivo en Irlanda, soy de Valencia y que nadie me diga que siento menos los colores que alguien de Hospitalet o Girona. Ahi reside la grandeza de un club, en sobrapasar su ambito regional, en tener muchos aficionados de distinta procedencia. Con ciertas actitudes el club nos obliga a posicionarnos ante temas que trascienden el ambito meramente futbolistico y a los cuales ningun aficionado debe responder. Me imagino lo que me hubiera tocado aguantar si cuando sacaron la pancarta de los paises catalanes hubiese estado en Valencia. Fue un error que calento los animos. Ademas, el himno, en la parte que mas me gusta, no hace distinciones: "tant se val d'on venim, si del sud o del nord, ara estem d'acord,estem d'acord, una bandera ens agermana..." (Da igual de donde vengamos, si del sur o del norte, ahora estamos de acuerdo, estamos de acuerdo, una bandera nos hermana). Parece que a Laporta se le olvida.

Tom-Baker dijo...

Grande Jezule. Estoy contigo. A Laporta se le olvida que el Barcelona es tan grande que no es sólo de los catalanes. Andalucía, por poner un ejemplo, tiene muchos aficionados culés. Por supuesto que no son menos que los culés catalanes. Aunque Laporta y algún otro se empeñe en verlo así.
Es un error que hará que cada vez menos niños sean del Barcelona...