miércoles, febrero 15, 2006

A mi bola por Dany Mellow (15-2-2006)

30 comentarios:

Tom-Baker dijo...

El efecto será positivo. Ayer, después de bastantes meses, la afición madridista se sintió orgullosa de su equipo, de la entrega de los jugadores que portan el escudo que aman y que hace mucho que estaban en entredicho. Y no por su calidad (indiscutible) sino por su entrega, algo que el Bernabéu exige aunque sean los más grandes.
Eso hará que el Madrid se venga arriba. Pero creo que le vendrá mejor para la Champions que para la Liga. Ésta está repleta de batallas menores en las que los jugadores puede que no presten atención... En cambio la Champions es otra historia...

Peter Mihm dijo...

Saldrá reforzado, estoy seguro. Lo de ayer, aunque quedara a medias, debe servir para hacer ver a los jugadores que pueden dar más de sí. El público les ayudó como nunca y creo que eso les hace estar en deuda al no haber logrado el objetivo. Tienen que pensar que lo que no es admisible es perder 6-1, y quue la obligación en ese club es siempre la misma: ganar. Han fallado, pero hay dos maneras de fallar: la de Zaragoza, y la de ayer.

Patrick Everet dijo...

Buenas.

El efecto de la victoria de ayer debería ser positivo. El Madrid se ha reencontrado con su Estadio. El público del Bernabeu sufrió para lograr la remontada. Ayer se demostró que el Madrid está hecho para grandes partidos. La Champions puede ser más factible que la Liga, pero no deberían fiar todo a esa competición. si cosechas buenos resultados en tú campeonato liguero afrontarás con mayor motivación Europa. si el Madrid se olvida de la Liga se complicará su éxito europeo. El fútbol tiene cosas inexplicables como la diferencia entre el Zaragoza de ayer y el de hace una semana, por lo tanto quién asegura que está semana la Liga no se apriete un poco más...

Un saludo

dany-mellow dijo...

Todo lo que ganó ayer el Madrid debe intentar no perderlo el sábado. Es un partido peligroso, debido a la proximidad del choque ante el Arsenal. El Bernabéu responderá. Los jugadores tienen una deuda con su afición, pero no será fácil saldarla. López Caro rotará. Tres o cuatro jugadores de los de ayer no estarán en el campo, lo que creará la sensación de que el partido importante es el de Champions. Y ahí radica el peligro. Lo de ayer no vale para nada si el sábado se pierde. Si esto último ocurre, la afición pensara que "estos tíos juegan cuando quieren". Sólo una continuidad de lo expuesto ayer sobre el césped en los próximos partidos de Liga y Champions aseguraría que no se está ante un espejismo. El Madrid no tiene mejor forma de afrontar el partido del Arsenal que ganando con suficiencia al Alavés. La Champions comienza el sábado.

Peter Mihm dijo...

Totalmente de acuerdo, Danny. Si el partido ante el Alavés no acaba con un triunfo lo de ayer no habrá valido para nada. El Madrid no puede fallar y menos contra uno de los claros candidatos al descenso... Lo del Arsenal ya es totro cantar, aunque los ingleses no parecen estar en un gran momento.

Pablo J. Rivera dijo...

Para mi es positivo por un hecho que se que es simple, porque ayer me fui contento de mi estadio. Ese es un análisis.

Victor Hegelman dijo...

Mi opinión publicada en mi blog. Saludos.

El 4-0 del Madrid al Zaragoza me deja un puñadito de reflexiones:

- ¿Cómo se puede perder en una semana 6-1 y ganar 4-0 contando con los mismos protagonistas? Lo que hizo el Madrid ayer es algo así como lanzarse a un ataque furioso en los últimos quince minutos después de estar escondido durante una hora. Los milagros llegan pocas veces. Por eso se llaman milagros y no realidades.
- La reacción madridista de ayer es positiva y brillante por el desafío que supone ante los “imposibles” del fútbol. Sin embargo, el resultado, tal y cómo se desarrolló el partido, puede hacer más daño de lo que parece. Nadie, ni jugadores ni aficionados pensaba en el minuto 16 de la segunda mitad que la proeza no se fuera a conseguir. Perder el tren de la final después de haberte pegado un brutal carrerón duele. Los aplausos postreros del hincha y las lágrimas de orgullo emocionado son estériles como fuegos de artificio.
- Son tan habituales las meteduras de pata de los árbitros que ya hay que considerarlas como una parte del juego tan importante como la habilidad de los propios jugadores. Pérez Burrul pareció haber dado la puntilla al Madrid y ayer González Vázquez fue clave para mantener vivo al Madrid hasta el último segundo. Algunos, por mal que lo hagan, van convocados siempre.
- Se invocaron por la prensa blanca espíritus del pasado para lograr lo imposible olvidando un hecho básico: en los ochenta el Madrid hizo remontadas increíbles porque previamente recibió goleadas también increíbles. Vivir al límite es complicado. La línea recta sigue siendo el camino más corto y coherente.

Victor Hegelman.

dany-mellow dijo...

Victor no entiendo tu última reflexión. Dices que se invocaron espíritus del pasado olvidando que en los ochenta se hicieron remontadas increíbles porque previamente recibió goleadas también increíbles. No sé que tiene que ver una cosa con otra, ni, sobre todo, ni donde quieres llegar con este argumento, porque ni creo que nadie se haya olvidado de eso, ni tampoco creo que ahora no se haya estado ante esa misma premisa de goleadas increíbles.

Patrick Everet dijo...

Lo que yo he entendido del mensaje de Victor es que lo mejor es la línea recta, no necesitar hacer remontadas como la de ayer pq no habrías recibido una goleada... Es menos mítico pero es el camino para ser campeón...

Tom-Baker dijo...

Evidentemente Víctor. No creo que el Madrid de los 80 dijera: que nos metan cuatro, ya remontaremos.

Victor Hegelman dijo...

Lo que quiero decir, Danny, es que para remortar primeramente hay que caer gravemente derrotado. Que prefiero empatar fuera y rematar en casa. No será tan emocionante, pero las posibilidades de éxito son mayores.

Saludos.

Oliver Aton dijo...

Joer Víctor parece que has descubierto la pólvora!

Tom-Baker dijo...

Víctor y yo prefiero que mi equipo gane 1-5 a domicilio para jugar la vuelta con el filial.
Creo que es un poco perogrullada lo que has dicho. Es lo que te decía antes. Ni el Madrid ni nadie sale a perder por 4 o 5 goles para dar emoción y remontar...
¿O piensas que el Liverpool quiso que el Milan le metiera 3 en la final de la Champions para luego remontar?

eljuampe dijo...

Victor, yo tampoco entiendo muy bien tus palabras. Está claro que todos los equipos desean ganar si es posible todos los partidos sean de ida, de vuelta o de regularidad.

Pero si la prensa invoco esos mitos, es por que ya estabamos en la situación de que la ida fue una auténtico caos.... No valía pensar que preferimos haber ganado en la ida, así no se consigue ninguna remontada, había que poner toda la carne en el asador y para ello que mejor forma que recordar esas históricas remontadas, para enganchar a una afición sin la cual la remontada sería imposible.

Creo que al Liverpol le hubiera encantado irse al descanso de la final de la champions con una victoria aunque fuese por la mínima, pero no se fue con 3-0 y gracias a ello vimos una de las finales más bellas, como ayer que pudimos ver uno de los partidos más emocionantes que recuerde.

dany-mellow dijo...

Está claro que lo que cada uno quiere es que su equipo gane partidos y títulos. Incluso preferirás ganar fuera y luego en casa. Al leerte creía que venías a decir que el halo de remontada que se generó anoche se diferenciaba en algo al de los años ochenta, y no lo entendía, porque para mi son dos situaciones iguales: derrota estrepitosa fuera y necesidad de hacer una gesta en tu campo.

Vicente S. dijo...

Es evidente que nadie sale perder estrepitosamente fuera para después remontar en casa. Y también creo que el 6-1 fue un accidente. Pero sí que creo que el Madrid de los 80 se abandonaba un poco en los partidos de fuera de casa, confiaba ¿demasiado? en el Bernabeú para resolver las eliminatarias, fuese cual fuese el resultado de la ida. De hecho, ¿de verdad creéis que, si hubiese salido con idéntica mentalidad que en el Bernabeú, las derrotas fuera de casa en aquella época hubiesen sido así de escandalosas?

Victor Hegelman dijo...

Señores,

A. El Madrid no está en la final de la Copa por su grave dejación en Zaragoza hace siete días. Se rozó el milagro, pero si hubiesen sido más serios fuera, vista la diferencia de ayer entre ambos equipos y la que señala la clasificación liguera, tendrían que haber pasado con comodidad. Ahora están eliminados.

B. El Madrid en los 80 iba a Alemania y se cagaba de miedo, y por eso perdía por goleada increíbles ante equipos inferiores a él como el Borussia M., el Hamburgo o un Kaiserlautern con un sólo internacional alemán y uno polaco (Briegel y Buncol). Y lo mismo le pasaba en el campo del Inter en Italia. ¿Que luego remontaba y se vivía una "noche mágica"? Bien, muy bonito, pero un equipo grande no puede caer goleado ante un equipo de medio pelo y luego arreglarlo todo con una espectacular remontada. Porque luego, como ayer, puede pasar que no se llegue. Y la eliminación está ahí, no me la invento. Podemos salir del estadio contentos por el coraje mostrado ayer y las ganas de victoria, pero la alegría se tiene que volver en parte cabreo al comprobar que los mismos practicamente que rozaron la gesta son los que una semana antes perdieron 6-1 (coño, que es un 6-1). Ser grande no significa decidir caprichosamente cuándo se lucha y cuándo no, cuándo se tiene orgullo y cuándo toca pasar de todo y dejarse llevar. Que es el Madrid...

VIKINGO de corazón dijo...

Victor, antes de nada aclararte que no quiero ofenderte.

Creo que tu análisis tan negativo, inmediatamente despues de ver un partido como el de ayer, solo se puede justificar si eres antimadridista.

Por eso no entiendo tu comentario que decía Podemos salir del estadio contentos por el coraje mostrado ayer y las ganas de victoria

Deja que critiquemos/alabemos nosotros mismos a nuestro equipo no necesitamos que nadie se meta en nuestro "matrimonio" para abrirnos los ojos.

Victor Hegelman dijo...

Vikingo de corazón, no me ofendes, pero este es un foro abierto para opinar de fútbol y, con todos los respetos, soy libre de opinar de lo que quiera, incluído el Real Madrid. Y mi opinión, lejos de ser ofensiva, expone que el Madrid es muy grande como para permitirse recibir goleadas sangrantes como las de hace una semana o algunas otras padecidas en el pasado. Y creo que con estos temas la afición debe ser exigente. Y ya está. Es mi opinión y la doy porque me da la gana, sin pretender ni mucho menos dar lecciones ni consejos a nadie ni abrir ningunos ojos. Tu matrimonio no es el mío, pero de ahí a que no pueda hablar sobre un asunto público como son las semifinales de Copa por el hecho de que las juegue el Madrid va un mundo.

Victor Hegelman dijo...

Y por favor, vale ya de llamar antimadridistas a todos los que no piensen igual. Esto es como cuando Gil decía que todos los que no estaban a su favor no eran atléticos. Mi crítica está argumentada. Si crees que lo más madridista hoy es estar feliz con la eliminación porque "casi" se consigue la gesta me parece muy bien, pero pensar diferente y ver un punto crítico no es ser anti-nada.

dany-mellow dijo...

La grandeza de un equipo no sólo viena marcada por arrollar en todos sus partidos. También se es grande cuando uno se repone a una situación adversa, saca la casta, el orgullo y el carácter. Yo prefiero un equipo así, que otro incapaz de reaccionar.
Las noches mágicas de los 80 pertenecen a la historia del fútbol español. Y claro, si damos la vuelta a tu comentario Víctor, el Inter también era un cagón fuera de su campo. Y calificar de equipo de medio pelo a un Inter, a un Borussia (Dos UEFAS en 75 y 79 y dos finales, una de UEFA en 80 y una de Copa de Europa en 77), a un Hamburgo (campeón de Europa en 1983 y finalista de la UEFA en 82) o al Anderlecht (campeón de la UEFA 83) me parece excesivo.
No se pueden restar meritos a lo conseguido en aquellos partidos por el Real Madrid, salvo si se opina desde el forofismo, que sé Víctor que no es tu caso.

Victor Hegelman dijo...

Aquel Anderletch era muy inferior al Madrid... No hay más que ver que su estrella era Lozano. El Hamburgo era mejor, pero no justificaba caer 5-1 allí. Con respecto al Borussia M. y al Kaiserlautern eran escuadras muy lejanas al Madrid. El Inter sin embargo era un buen equipo pero capaz de elevar el miedo escénico al terreno patológico.

Las remontadas eran brillantísimos episodios, pero suponían tener que vivir al límite (ver mi primer post) por no haber dado la cara en todo momento, que era la obligación de los jugadores. Y a veces, por jugar al límite, la remontada no llegaba (p.e. contra el Bayern o ayer contra el Zaragoza).

No sé. En serio, no veo la crítica en mis palabras. He dicho que la grandeza del Madrid no debería permitirle echarse siestas como la que se pegó a orillas del Ebro, por más que el talento le permita tener fundadas esperanzas en solucionar el desaguisado en una "noche mágica". No recuerdo nunca haber visto a la Juve (por ejemplo) remontando goleadas. ¿Es eso malo?

Victor Hegelman dijo...

Y sí, la grandeza también se ve en capacidad para remontar en situaciones adversas. Nadie resta resta méritos a aquellas remontadas (¿lo he hecho yo en algún momento?). Sencillamente creo que es mejor evitar jugar con fuego, sobre todo cuando el fuego se abre como consecuencia del pasotismo o exceso de confianza de unos jugadores muy bien pagados. Sí, es una perogrullada, sin duda, sin embargo no parece que esté tan claro el tema.

Saludos.

dany-mellow dijo...

Yo a la Juve la recuerdo caer en la 86/87 en Copa de Europa con el Real Madrid en Delle Alpi en los penaltis gracias a Buyo y Juanito.

Tom-Baker dijo...

Víctor, creo que tu error principal (para mí) es que consideras al Madrid de las remontadas como un superequipo. Y no era así. Jugadores buenos, no los mejores, y chavales de la cantera como la Quinta. Vamos nada que ver con Zidane, Ronaldo y cía.

VIKINGO de corazón dijo...

No malinterpretes mis palabras, si me expresé mal, ahora lo intentaré hacer mejor.

Cuando te digo que no te metas en mi matrimonio, no te lo digo por que hables del Real Madrid, está claro que puedes hablar, es más, me gusta que lo hagas. Lo que no creo que puedes permitirte es decir "Podemos salir del estadio contentos por el coraje mostrado ayer y las ganas de victoria, pero la alegría se tiene que volver en parte cabreo". Ese análisis para hacerle, creo que hay que ser Madridista y sentir esa pasión que sentimos ayer.

En cuanto a lo de antimadidista, es lo que percibí en tus palabras negativas, si me dices que no lo eres te creo, y me alegro de que no lo seas.

Yo no digo que todos los madridistas sientan lo que yo, lo que digo es que para decir las palabras que te he repetido has de ser madridista. Si no, ¿cómo vas a analizar si sales contento como aficionado? Podrás analizar el partido, los goles, el arbitro, las tácticas, las palabras de los jugadores, casi todo, menos analizar lo que sentimos los que fuimos al campo con la ya mencionada "pasión".

Victor Hegelman dijo...

Dany: En efecto. La Juve cayó por penaltis (1-0 y 1-0 en ambos partidos). Yo hablaba de goleadas.

Tom: No, el Madrid de los 80 no era un superequipo. Tenía vicios parecidos a este en el sentido de desaparecer sorprendentemente de algunos partidos. A veces remontaba por coraje y porque era bastante mejor que el equipo que días antes le había goleado (lo mismo que pasa con el Zaragoza). La pregunta y la crítica viene sobre porqué cayó un 6-1.

Vikingo: No problem. No critico nada. Conozco algo las "pasiones" vividas en los estadios (en el mío suele haber más pasiones que fútbol) y lo que me cabrea es ver cómo la gente se vuelca, vibra, da lo mejor de sí y se queda en las puertas de solucionar un problema generado por la desidia de unos millonarios. Me molesta que la afición se apasione siempre y algunos jugadores sólo cuando les apetece.

Saludos.

Javier Trinidad dijo...

Creo que el Madrid sale muy reforzado de este partido. Han ganado en confianza y eso es fundamental. El problema es que el público les exigirá siempre esta entrega. Arma de doble filo...

Cirio dijo...

Interesante debate y bonita polémica la creada por victor hegelman en este post.

Daré un par de opiniones al respecto:
Primero, creo que el partido del martes ha servido para que los jugadores del Madrid se den cuenta que sus aficionados se entregan si el equipo también lo hace. Algunos dicen, a veces no sin falta de razón, que el Bernabeu es un estadio frio; yo creo que el otro día se vio que el estadio responde ante los estímulos que el equipo le proporciona (si ve desidia en el terreno de juego, la grada se contagia, si ve pasión en el campo, esta también se transmite a la grada). Hace un tiempo y en referencia a la eliminación en Copa de Europa del Real Madrid ante el Mónaco, se vio una pancarta en el Bernabeu que rezaba así: "Qué importa el resultado, si se pierde con honor", y hacía referencia a algunas derrotas de antaño en las que el equipo luchó hasta la extenuación (ahora no recuerdo cuales). Está claro que el madridista ante todo lo que quiere es ganar a cualquier precio, pero creo que también está claro que el público aprecia el coraje y la entrega de sus jugadores. Por otro lado, y siguiendo con el mismo razonamiento, si en un equipo juntas calidad individual, compromiso colectivo y "cojones" por la victoria, puedes perder un partido, pero poquitos se te van a escapar.

Creo también que el partido del sábado debe ser un refrendo a lo vivido el martes, cierto que no se puede jugar con esa misma intensidad todos los partidos, pero las ganas de ganar (que a veces parece que faltan en el equipo merengue) deben palparse partido a partido.

El Madrid sale tocado del partido de vuelta de las semifinales de Copa, porque el tremendo esfuerzo realizado no sirvió para conseguir el éxito anhelado; pero también sirvió para que los jugadores se crean que por muy adversa sea la situación, ellos pueden sobreponerse.

Acerca del debate abierto en torno a las antiguas remontadas del Madrid de los 80, decir (y son palabras que escuché la otra noche a Michel) que en aquella época el factor campo era muchísimo más importante que en la actual: el público presionaba más al rival, los árbitros se dejaban influenciar por el equipo local en mayor medida, los desplazamientos por Europa eran mucho más pesados, y los condicionantes psicológicos extrafutbolísticos presionaban mucho más a los equipos foráneos. Con lo que las derrotas abultadas en terreno ajeno eran más comprensibles y frecuentes, y por tanto las remontadas también lo eran.

Totalmente de acuerdo con Víctor en esta frase suya "la línea recta sigue siendo el camino más corto y coherente". Un gran equipo debe mantener una regularidad, no puede vivir de remontadas épicas. Y estaremos todos de acuerdo que el Real Madrid perdió la eliminatoria no por no meter el 5º gol, sino por encajar 6 siete días antes.
Pero dicho esto, el martes la situación de partida era de 1-6, y ante esa comprometidísima situación el equipo de López Caro supo responder, y eso hay que valorarlo.

Siento haberme extendido tanto y espero no haberos aburrido.

Saludos.

dany-mellow dijo...

Gran debate el que montamos ayer entre todos. Podemos tener opiniones diferentes, pero desde el respeto las podemos verter todos en este blog. Espero que sigamos así. Excepcional análisis Cirio. Lo del martes también debe servir para que algunos jugadores sepan que una eliminatoria de este tipo dura 180 minutos, porque en La Romareda al recibir el quinto gol parecía que las daba todo igual y que no veían diferencia entre perder 5-1, 6-1 o más. Veían la eliminatoria perdida y luego se demostró que no era así. Haber recibido un gol meno o marcado un gol más ahora les hubiera hecho estar en la final.

Lo dicho, gracias a todos por vuestras opiniones y hoy nuevo tema para debatir.