martes, diciembre 05, 2006

A mi bola por Patrick Everet

10 comentarios:

Tom-Baker dijo...

Y qué hora de la verdad. Finalísima en el Camp Nou. Edmilson lo ha dejado claro, sería un fracaso caer ahora. Sería un batacazo histórico quedar fuera siendo el campeón. La primera parte será clave. Si el Barcelona marca, ganará fácil.

PD: Grande Patrick, qué bueno que volviste!!!

Pablo G. dijo...

que ganas de que empiece el partido... Saludos

murphy dijo...

Esta noche caerá el Barcelona. Fin del Imperio azulgrana y de ese gran fútbol, que si no llega a ser por el gol de Messi casi en el 90 en Alemania hoy estaría fuera de Europa.

madridista dijo...

Que lástima. Algunos se juegan la Champions y otros vamos a Rusia de turismo...

dany-mellow dijo...

El Barcelona no suele fallar en su campo en las grandes ocasiones. Esta noche saldrá enchufado y a los quince minutos seguro que se pone por delante en el marcador. EL Werder Bremen se lo juega todo a mantener la puerta a cero y a que los nervios se apodera del Barcelona. En cuanto reciban el primer gol, se derrumbarán. Por cierto, que prefieren los madridistas. ¿el desgaste de la Champions para el Barcelona o que quede fuera y entonces se centre sólo en la Liga?

Anónimo dijo...

que ganas teneis los vikingos de que perdamos esta noche pero no va a ser asi. una pena que tengais que seguir comiendonos el culo tanto en liga como en la champions. dais pena.

Asier dijo...

Hola,

Me llamo Asier y tengo un blog de deportes. Estoy mirando otros blog deportivos para informarme un poco de como va este mundillo tan apasionante ya que llevo muy poco tiempo.
Os animo a que visiteís mi bog. Tengo un chat, juegos, encuestas, vídeos y un montón de enlaces y amigos.

Gracias y un saludo desde Navarra.

Anónimo dijo...

Y Ronaldinho mando a callar a todos los anticules. mucha suerte vikingos

Anónimo dijo...

Ronaldinho aparecio. Como estaba previsto, y calló muchas bocas. Gran primera parte del Barcelona. En la segunda se fue atras y no me gustó.
Saludos

Anónimo dijo...

el barca, marcó... y ganó Como tenía que ser