viernes, febrero 03, 2006

A mi bola por Dany Mellow (3-2-2006)

9 comentarios:

Tom-Baker dijo...

Una discusión sin ganador. Yo lo tengo claro, cuando es mi equipo lo primero es que gane (si encima juega bien la leche). Cuando veo a cualquier otro equipo busco buen fútbol.

Javier Trinidad dijo...

Comparto punto por punto tu exposición. Todos queremos ganar y luego, si se puede, jugar bien. Lillo es una de las grandes mentiras del fútbol. Lleva 10 años dando discursos sobre lo bello y lo abstracto y está entrenando en un México después de fracasar de forma reiterada en España.

Y Guardiola lo quería como entrenador del Barça...En fin.

Un saludo

Tom-Baker dijo...

Lillo es otro de los personajillos "creados" por periodístas mediáticos (en este caso Jose Ramón de la Morena). Que además tuvo la suerte de caer bien a Valdano, Guardiola y demás... De eso lleva viviendo desde que subió al Salamanca hace más de 10 años...

dany-mellow dijo...

¿Qué os parecen esos entrenadores que predican un estilo por la ondas y luego ponen en práctica otro totalmente contrario sobre el césped? A veces da vergüenza escuchar los comentarios de algunos técnicos y pensar, pero, sí tú hacías todo lo contrario. Ejemplos hay a patadas.

roberto_sedinho dijo...

Desafortunadamente, los resultados son los que mandan en un fútbol cada vez más mercantilizado. Los clubes son grandes empresas cuyo objetivo es amasar dinero a cualquier precio. Jugar bien poco importa si no ganas. El fútbol de hoy no contempla proyectos a largo plazo si no hay resultados inmediatos. Triste realidad. Y en el caso de las selecciones nacionales más de lo mismo. Creo que en los últimos Mundiales o Eurocopas (salvo la Francia de Zidane), ningún país ha aportado nada reseñable colectivamente como bloque. Las Copa del Mundo de Italia 90 y Estados Unidos 94 pasaron sin pena ni gloria. Por no hablar de la pasada Eurocopa de Portugal, donde el juego de Grecia fue un atentado al fútbol. Ni siquiera Brasil, último campeón mundial en gran parte por la genialidad e insporación de Ronaldo. Lo siento, soy un romántico del fútbol: que vuelvan la Hungría de Puskas, el Brasil de México 70, la Holanda de Cruyff y el Milan de Sacchi.

Pablo J. Rivera dijo...

Luxemburgo se fue a la calle tras ganar un partido.
Yo creo que a los aficionados que siguen a su equipo mirando el periódico el lunes y mirando el resultado les gusta ganar. Los que van al campo o compran los partidos, vamos los que se dejan parte de su patrimonio, exigen además que se juegue.

Victor Hegelman dijo...

"Pero ¿qué es jugar bien? ¿quién marca la belleza de un estilo de juego? "

Esa es la gran pregunta. A veces se cofunde el fútbol rococó, recargado al extremo con jugar buen. Si se pierde el objetivo "ganar" la expresón "jugar bien" no tiene sentido.

eljuampe dijo...

El hábito a la Victoria es el único capaz de exigir buen fútbol. La afición del Real Madrid es la más exigente (cuando las cosas van bien), ya que es la más acostumbrada a la victoria. Que se lo pregunten a Antic.

El problema del fútbol vistoso es el que expone Roberto Sedinho, el negocio del fútbol en el que se mueve tanto dinero, provoca que no se tomen riesgos en la senda de la victoria, es por eso que existe el catenaccio.

Salanova dijo...

Cuando por ejemplo el Valencia que es mi equipo gana muchos partidos sin jugar bien me molesta porque es importante ganar pero tambien me gusta disfrutar es lo que le pasó en parte al Madrid como dice pablo j.que Luxemburgo salió ganando un partido pero n partido desastroso del Madrid.